Cómo eliminar el mal aliento con cardo mariano

0
234

La halitosis, más comúnmente conocida como mal aliento, supone un verdadero problema para muchas personas. Quizás no parezca una dolencia grave, pero lo cierto es que en algunos casos puede limitar mucho la vida social y llevar a quien lo sufre a padecer problemas de autoestima e incluso algún trastorno de mayor importancia.

En la mayoría de casos, suele tener su origen en la ingesta de determinados alimentos que generan el mal aliento. Y de igual modo que hay alimentos que la provocan, también los hay que la reducen de manera efectiva y natural.

Dentro de los productos que utiliza la medicina natural para combatir este problema, el cardo mariano es uno de los más efectivos, ya que se trata de un alimento altamente recomendado a la hora de cuidar y depurar el hígado.

Y es que en ocasiones tras el mal aliento suelen esconderse problemas hepáticos, siendo éste uno más de sus síntomas. Por ejemplo, en caso de sufrir cirrosis, el hígado deja de funcionar correctamente, lo que termina por generar halitosis. O en el caso de consumir en exceso tabaco y alcohol, el mal aliento hará acto de presencia de forma más o menos habitual.

En cualquiera de estos casos, el cardo mariano se presenta como uno de los mejores aliados para ganar el combate contra la halitosis.

La forma general de tomar cardo mariano para eliminar el mal aliento es infusionado. Para ello bastará con colocar una cucharadita de semillas de cardo mariano en medio litro de agua que dejaremos hervir durante cinco minutos. Pasado ese tiempo, apagaremos el fuego y dejaremos reposar 10 minutos más, antes de pasar la infusión por el colador y añadir unas gotitas de limón. Tres tazas al día bastarán para erradicar la halitosis.

También es recomendable masticar semillas de cardo mariano a lo largo de día. De esta manera se incorpora a nuestro organismo la silimarina contenida en ellas, lo cual nos ayudará no solo a eliminar el mal aliento, sino también a regular la tensión, bajar el colesterol o combatir los radicales libres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here