Disfunciones sexuales más frecuentes

0
158

La impotencia sexual es tan solo una de las diversas disfunciones sexuales que, con más frecuencia, sufren los hombres. Se trata de problemas que pueden convertir la actividad sexual en un problema, alejado de las situaciones placenteras con las que suele relacionarse.

Las disfunciones sexuales afectan por igual a mujeres y hombres, aunque cada uno con sus propios problemas y peculiaridades.

Disfunciones sexuales en ambos extremos

Empecemos por abordar dos tipos de trastornos sexuales, que muchas veces no se identifican como disfunciones, pero sí que lo son. Nos referimos a la perdida de líbido y la hipersexualidad y ambos afectan tanto a hombres como a mujeres.

La primera se produce cuando se pierde el deseo sexual y suele coincidir con épocas de estrés laboral o personal o cuando se producen cambios importantes como un embarazo, un parto o el periodo de lactancia.

El segundo, por el contrario, se produce cuando el deseo sexual está siempre presente. En el caso de las mujeres, este problema se conoce como ninfomanía y, en el de los hombres como satiriasis.

¿Cuáles son las disfunciones sexuales más comunes?

Sin duda, en el caso de los hombres, la impotencia sexual o disfunción eréctil. Se produce cuando la erección del pene no es suficiente, como para mantener relaciones sexuales. Se trata de un problema que, además de afectar a la actividad sexual de quien lo padece, puede ser indicio de otras patologías de origen cardíaco.

En el caso de los hombres, la eyaculación precoz también es muy frecuente. De hecho, hay estudios que confirman que una tercera parte de la población masculina lo sufre en algún momento de su vida. Este trastorno se produce cuando la eyaculación tiene lugar dentro de los dos minutos del inicio de la estimulación.

En el caso de las mujeres, la disfunción sexual más habitual es el vaginismo, que se produce cuando la vagina se contrae de forma involuntaria bloqueando la entrada al órgano sexual femenino. Como consecuencia, las relaciones sexuales pueden llegar a ser muy dolorosas y provocan un elevado grado de frustración en quien lo padece.

Otro trastorno, quizá menos conocido, es el priapismo. Se da cuando el pene siempre está en erección. Se trata de un problema doloroso que provoca situaciones comprometidas a quien lo padece. Pero, además, puede llegar a acarrear complicaciones graves a la persona que lo sufre, como la formación de coágulos en el pene.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here