Infusión de cardo mariano

0
417

Gracias a los excelentes resultados obtenidos en numerosos estudios clínicos, el cardo mariano es fácil de encontrar tanto en farmacias, como en herbolarios, parafarmacias y tiendas de productos dietéticos.

Puede tomarse como infusión (planta entera), cápsulas, extracto fluido, extracto seco o tintura. El uso de una forma farmacéutica u otra dependerá sobre todo de los gustos particulares de cada persona, hay a quien preparar una infusión le resulta engorroso y prefiere algo más sencillo como las cápsulas.

La dosis recomendada, está en función del fabricante, ya que a no ser que el preparado que adquiramos sea estandarizado, la concentración de principios activos puede variar. Por ello se deben seguir siempre las indicaciones que aparecen en la etiqueta del producto y en caso de duda consultar con un especialista.

Infusión sencilla de cardo mariano

Puede resultar beneficioso tomar una taza de infusión de cardo mariano antes de las comidas, además de proteger el hígado hará que las digestiones sean más placenteras.

Para preparar una infusión basta pon poner una cucharada de postre de la planta picada en una taza e incorporar agua hirviendo. Es necesario dejar reposar durante 10 minutos, para que los principios activos contenidos en el cardo mariano pasen al agua. Transcurrido el tiempo se cuela y se puede endulzar con miel, para que su sabor sea más agradable.

Infusión para cirrosis

En caso de cirrosis leve, se puede ayudar a la regeneración hepática tomando la siguiente infusión. En un tarro que se pueda cerrar herméticamente, se mezclan 50 g de frutos de cardo mariano, 30 g de flores de pasiflora y 20 g de raíz de diente de león. El recipiente se guarda en un lugar fresco y seco, protegido de la luz.

Para preparar la infusión se ponen 50 g de la mezcla en un litro de agua hirviendo, se deja reposar durante 15 minutos y después se cuela el líquido. La dosis recomendada es tres tazas al día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here