Qué es y para qué sirve la Silimarina

0
1787

La Silimarina es una sustancia que se encuentra presente en las semillas del cardo mariano y que tiene beneficiosas propiedades para el hígado. En concreto, se trata de tres flavonoides, silibinina, silidianina y silicristina, que juntos reciben dicho nombre.

La capacidad de la Silimarina de estimular la síntesis de proteínas permite que el hígado pueda regenerar las células dañadas por otras nuevas, y por tanto, sanas. Sin embargo, -y ésto es lo curioso-, dicho efecto no se produce sobre tejidos malignos.

Flor del cardo marianoLa Silimarina actúa modificando la membrana celular externa de los hepatocitos e impidiendo que las toxinas puedan acceder al interior de las células. También estimula la actividad de la polimerasa A nucleolar, lo que ocasiona un incremento en la síntesis ribosomal de proteínas y permite, por tanto, que el hígado se regenere formando nuevos hepatocitos.

Gracias a ello, la ingestión de Silimarina, o en su defecto, de cardo mariano, supone una importante ayuda en casos de cirrosis, hepatitis vírica, ictericia, y otras enfermedades hepáticas.

Sin embargo, no es ésta su única aplicación. La Silimarina se ha revelado como un potente antioxidante, cuyo efecto es 10 veces más potente que el de la vitamina E a la hora de contrarrestar la acción de los radicales libres, que son los responsables del envejecimiento celular.

También se le atribuyen otras propiedades beneficiosas de cara a la prevención del cáncer y su tratamiento, en problemas cardiovasculares ocasionados por altos niveles de colesterol y triglicéridos., o en casos de diabetes, puesto que su capacidad regeneradora no se limita al hígado, sino que también tiene efectos sobre el páncreas, que es el órgano que libera insulina y por tanto, regula los niveles de azúcar en la sangre.

Si bien gran parte de toda esta batería de beneficiosas propiedades han ido siendo descubiertas a lo largo de las últimas décadas, el uso del cardo mariano como planta medicinal se remonta a muchos siglos atrás. Aun desconociendo que la Silimarina era la responsable de la función hepatoprotectora de ésta planta, la sabiduría popular supo identificar sus bondades y la incorporó como remedio natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here