Cómo superar un test de personalidad en una entrevista de trabajo

0
842

Discernir qué candidato es el más adecuado para ocupar el puesto que ofrecemos. Es el objetivo de cualquier prueba de selección para un puesto de trabajo. Para conocer a los postulantes en profundidad es necesario someterlos a varias pruebas que nos den la información que necesitamos. El propósito de los test de personalidad en las entrevistas de trabajo es correlacionar al máximo las exigencias del puesto que se oferta con las características particulares del candidato. Y las empresas lo hacen a través de un listado de cuestiones que pondrán de relieve algunas características de nuestra personalidad.

Hablaremos en este post de muchas cosas relacionadas con los test de personalidad pero, desde ya, te contamos que hay una regla de oro que nunca debes romper y que aconseja que nunca mientas. El motivo es que las pruebas las realizan profesionales bien entrenados que detectarán fácilmente si un candidato da respuestas honestas o inventadas. Otro tema muy importante es que no hay respuestas acertadas o desacertadas. Un candidato no podrá saber si señalar una opción u otra acerca más su candidatura al perfil que busca la empresa, con lo cual es mejor mostrarnos tal y como somos. Además, puede ser que el resultado del test nos perfile como candidatos adecuados para cualquier otro puesto de la empresa y no debemos cerrarnos ninguna puerta en este sentido.

Dicho esto, pasemos a analizar la tipología que existe en relación a los test de personalidad ya que nos encontraremos con varias posibilidades en nuestra búsqueda de empleo.

En primer lugar están los llamados introspectivos. Son aquellos test que plantean cuestiones cerradas con 3 respuestas posibles: si/no/no sabe. El planteamiento de las preguntas tiene como objetivo forzar al candidato a decantarse  por una de las opciones posibles e ir así concretando su perfil. Atención porque notaremos que cuestiones son muy parecidas o, incluso, que se repiten. De hecho es posible que nos hagan varios planteamientos diferentes de una misma pregunta para asegurarse de nuestra respuesta y detectar contradicciones. Este tipo de cuestionarios permite recabar información sobre rasgos diferenciales de la personalidad y se calcula en función de ítems como la sinceridad, la lealtad, la agresividad, la autoconfianza o la estabilidad emocional, por poner algunos ejemplos.

En segundo lugar, nos ocupamos de los test de personalidad proyectivos o de respuestas abiertas. Aquí se somete al candidato a diversas situaciones en la que debe buscar una solución. Su manera de hacerlo indicará al evaluador la personalidad de la persona en cuestión. Insistimos en que, sea cual sea, la cuestión planteada debes ser siempre honesto en la respuesta. Es posible que ésta no sea demasiado políticamente correcta, pero lo cierto es que nadie es perfecto y un candidato que lo pareciera levantaría muchas sospechas.

Por otro lado, en el caso del test introspectivo hay que implicarse en las respuestas ya que si siempre optas por la tercera opción (no sabe) dejarás entrever un perfil demasiado indefinido, lleno de indecisiones e inseguridades. Y eso, evidentemente, no te conviene. Tampoco te interesa aparecer siempre como neutral.

Lo cierto es que cada vez son más habituales los test de personalidad en el proceso de selección de un candidato. Lo importante es que intentes relajarte para reducir al máximo los nervios: que prestes atención a las instrucciones antes de realizarlo; que apliques siempre el sentido común; y que huyas de distracciones y te centres en el test. En las respuestas, te aconsejamos ser los más natural, sincero y espontáneo que puedas. Lo demás, ya no depende de ti. Creértelo, te hará estar más confiado a la hora de enfrentarte a esta prueba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here